Ven a Ver - 005 

Compartir una palabra de vida y aliento por aquí en la radio es un reto ya que te quiero hablar de cosas que son de las experiencias mas dulces que podemos tener como seres humanos. Pero ¿cómo expresar los innumerables placeres espirituales que Dios tiene para nosotros tan solo con palabras humanas? 

Hola mi nombre es Mario Díaz, uno de los pastores de la Iglesia El Monte en la 65 Toluca Road en Stafford, Virginia. 

¿Alguna vez te has comido un plato que te voló los sesos, dicen los jóvenes? Que estaba simplemente riquísimo. Cuando nos pasa eso queremos que los que están a nuestro lado lo prueben. Si estas con tu esposo o esposa, le dices, “tienes que probar esto.”  Si fue en un restaurante, cuando te encuentras a un amigo días después le dices, tienes que ir a tal y tal sitio a probar ese plato que te dejo anonadado. 

Lo puedes describir como mejor puedes, pero sabes que no le puedes hacer justicia. 

Pues así es el amor de Dios. 

La Palabra de Dios misma, las Biblia, nos invita en el Salmo 34, verso 8, a probar y ver “que el Señor es bueno; dichosos los que en él se refugian,” nos dice. 

Te puedo contar lo que ha hecho en mi vida. Dios a sido mas que bueno. Me rescato del lodo del pecado, me dio un propósito, me regaló una conciencia limpia. Me libro del orgullo y las expectativas del mundo. Cambió los deseos de mi corazón para curarme de los deseos carnales. Me dio una esposa que me apoya incondicionalmente, cuatro hijos hermosos. Y innumerables bendiciones. 

Nunca me ha dejado solo. En los momentos mas dolorosos y oscuros—y créeme que hemos tenido muchos—me ha guiado milagrosamente, consolándome y dando me paz, hasta llevarme a pastos mas frondosos que los que dejaba atrás. 

Pero las palabras faltan—no le hacen justicia—al amor y el cuidado que Dios le da a los que le siguen. Tienes que probar por ti mismo. 

En el primer capitulo de Juan se cuenta una historia similar, en la cual Felipe, uno de los discípulos de Jesús va en busca de Natanael (otro que terminaría siendo uno de los 12 discípulos también). “Felipe buscó a Natanael y le dijo: —Hemos encontrado a Jesús de Nazaret, el hijo de José, aquel de quien escribió Moisés en la ley, y de quien escribieron los profetas. 

 —¡De Nazaret! —replicó Natanael—. ¿Acaso de allí puede salir algo bueno?” 

Felipe tiene el mismo problema del que hablamos. Las palabras no le hacen justicia a Jesús. Le dijo que era aquel de quien escribió Moisés y del que profetizaron los grandes maestros de la antigüedad. Natanael sabe las historias, que Isaías hablaba de un Salvador que abría de venir. Pero ahora las palabras, no tan solo faltan, sino que se interponen. Se queda estancado, decimos en Puerto Ricon, en el hecho de que Jesús viene de un sitio no muy impresionante, de Nazaret. ¿Puede algo bueno salir de Nazaret? 

Felipe puede contestar. La respuesta es, “si.” Pero hay algo aún mejor. “Ven a ver,” le dice. 

Ven a ver. 

Esa es mi invitación para ti hoy también. Ven a ver. Ven y prueba que Dios es bueno. Los que se refugian en el son dichosos. Decide seguir a Jesús hoy, y experimentarás la incomparable dulzura de su amor. 

Y si quieres saber mas acerca de como seguirle, nos encantaría hablar contigo y ayudarte. Así que ven y visítanos este y todos los domingos a las 2PM en la 65 Toluca Rd en Stafford Virginia. Somos la iglesia El Monte, pastoreada por el Pastor Yayo. Nos puedes encontrar en Facebook como Iglesia Monte Ararat, imonteararat. 

¡Bendiciones!

Leave a comment

Add comment